31 julio, 2021

La Guardia Civil recibe una felicitación del Servicio de Traumatología del Hospital General de la Palma por una actuación en un grave accidente de tráfico

El pasado día 08 de septiembre de 2019, se produjo un accidente de circulación de carácter grave en el kilómetro 8,300 de la carretera insular LP-3 (Carretera de la cumbre), en la que se vieron implicados un turismo y una motocicleta.

A la llegada del Equipo de Atestados de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil perteneciente al Destacamento de Tráfico de La Palma, se encontraron con un accidente consistente en una colisión lateral entre un turismo que había invadido el sentido contrario de circulación y una motocicleta, habiendo sido la conductora trasladada al Hospital en estado muy grave al haber perdido mucha sangre como consecuencia de una herida abierta en una pierna, quedándose en ese momento los agentes de la Agrupación de Tráfico regulando la circulación e instruyendo las correspondientes diligencias.

Durante el transcurso de la inspección ocular, detectan restos de fragmentos óseos, los cuales fotografían, reseñan, y a continuación

trasladan con carácter urgente al Hospital General de La Palma siendo limpiados y trasladados a quirófano donde se encontraban interviniendo quirúrgicamente a la conductora para salvar la pierna.

Finalmente la reseñada, pudo salvar su pierna y fue trasladada en helicóptero a Tenerife para continuación del tratamiento por las graves lesiones.

Semanas después se recibe en dependencias del Destacamento de Tráfico una carta de felicitación por la actuación sumamente diligente y profesional de ambos agentes, reseñando el equipo de Traumatología;

“Nos gustaría agradecer el hecho de que los agentes involucrados hayan traído a urgencias del Hospital General de la Palma, un fragmento óseo expulsado de la herida de la paciente que sufrió fracturas abiertas en dicho accidente. Actuaciones como éstas nos ayudan a obtener mejores resultados en el manejo complejo de traumatismos severos. Es por ello que reiteramos, una vez más, nuestro agradecimiento a la Guardia Civil, y concretamente a los agentes que actuaron en este accidente, ya que juntos podemos contribuir a mejorar la calidad de vida del paciente poli traumatizado”.

Según las cifras de siniestralidad vial en el año 2018 los usuarios de motocicletas participaron en el 27% del total de accidentes con víctimas, esto es en 27.967 accidentes, mientras que el porcentaje de motocicletas sobre el parque de vehículos fue del 10%.

Cualquier conductor puede encontrarse con una situación similar, desconociendo en numerosas ocasiones el modo de proceder, para ello la

DGT, en su guía de primeros auxilios, recomienda en caso de amputaciones traumáticas:

· Cubrir la zona amputada con gasas estériles, almohadillas con algodón y comprimir por un vendaje.

· Si existiera una hemorragia muy abundante, aplicar un torniquete, pero siempre con las precauciones descritas.

· Lavar la parte desprendida con agua, cubrirla con gasas estériles, introducirla en una bolsa o recipiente hermético y a continuación sumergir la bolsa o el recipiente en agua con cubitos de hielo (evitar contacto directo con el hielo).

· Procurar el traslado inmediato del accidentado a un centro asistencial que en la medida de lo posible deberá ser informado del tipo de lesión.